Artículos de prensa 2005


CRITICA A LA EXPOSICION EN LA GALERÍA CONVENTO DE SAN JOSÉ EN BRIHUEGA, GUADALAJARA

NUEVA ALCARRIA
Miércoles 3 de agosto 2005
Rafael González. Brihuega

Mitología taurina

José Luís Lázaro Ferré, seleccionado para presentar a España en la V Bienal de Arte Contemporáneo de Florencia, expone su obra pictórica en Brihuega.

Pintura y toros son una pareja indisoluble a la hora de hablar de arte. Cada vez son más numerosos los artistas que eligen plasmar un universo tan evocador como el taurino. La mayoría de ellos opta por el realismo más fotográfico. La propuesta de José Luís Lázaro Ferré es diferente, sorprendente. Artista de prestigiosa trayectoria, estos días expone su última colección pictórica en Brihuega. El convento de San José es la sede de una muestra en la que los toros y los componentes mitológicos son los protagonistas absolutos. José Luís Lázaro Ferré entiende una corrida taurina como una coreografía deliciosamente estudiada. “En el fondo es un ballet, aunque un tanto peligroso”, asegura este experimentado artista, autor de la exposición que en la actualidad decora las paredes del rehabilitado Convento de San José de Brihuega. Aunque su origen catalán pueda denotar rechazo al universo de la tauromaquia, nada más lejos de la realidad. “Me gusta su fuerza, su simbolismo”, asevera Lázaro. No podía encontrar mejor municipio de la provincia donde exponer una colección de estas características que Brihuega, epicentro taurino de Guadalajara, un lugar en el que el toro alcanza un significado especial, elevado a la máxima potencia. Los apasionantes astados  y los paisajes esquematizados al máximo son los dos ejes sobre los que gira la exposición de Lázaro Ferré, que permanecerá en Brihuega hasta el 10 de agosto. Son 20 cuadros, de reciente creación, una obra que más que impactar, sugiere, tranquiliza y hace reflexionar al espectador. El recorrido se inicia en El Salto de la Garrocha, un collage vertical de 57x113, inicio adecuado para entender lo que se avecina. Sigue Vista de Brihuega, Un nuevo collage paisajístico de matices modernistas. “Pretendo esquematizar el retrato de los paisajes, hacerlos más contemporáneos”, explica Lázaro. En esa creación se pueden contemplar lugares emblemáticos briocenses como el Arco de Cozagón. Un poco más adelante aparecen las primeras referencias mitológicas, que unen toros con personajes claves del género como Zeus. Hasta cuatro cuadros reciben la denominación de Zeus. La figura del toro se repite en ellos, con unas características comunes. Están más humanizados que de costumbre y se encuentran en movimiento, ofreciendo la sensación de estar vivos. Entre astados varios y paisajes simplificados al máximo, efímeros y fugaces, transcurre el resto del viaje por una exposición de calidad y que no ahorra en detalles curiosos. Es el caso del cuadro titulado Egipto, bella creación simbólica en la que nada es lo que parece. Las pirámides son recortes de periódicos y la arena es del desierto, aunque no del egipcio.